"¡El riesgo no es tan grande! Solo debemos aprender a dar el salto al corazón de Dios y la Santísima Virgen." P. José Kentenich